Tipos de varices

En la actualidad, le enfermedad de las várices se ha hecho muy común sobre todo en la mujeres lo cual es provocado fundamentalmente por el embarazo y la secreción de hormonas. Estudios han demostrado que este padecimiento se ha incrementado y una de cada diez personas sufre esta patología.

Conocer sus características así como las diferentes formas de manifestación y clasificación es muy importante, en este artículo abordemos este tema.

¿Qué son las várices?

Las várices se producen porque ocurre un ensanchamiento y la debilitación de las venas que conducen la sangre al corazón. Al ocurrir esta situación, las venas disminuyen su capacidad de transportar la sangre hacia el corazón, lo cual puede provocar que la sangre se estanque y de este modo causar dolor u otros problemas.

Esta enfermedad tiene diferentes clasificaciones que se deben a su tamaño y tipo. Aquí se pueden encontrar desde las que tienen un tamaño insignificante y son antiestéticas hasta las que pueden provocar úlceras, trombosis e insuficiencia venosa crónica.

Debido a esto, las personas que padecen de esto deben conocer las características de cada grupo e identificar en el que están. Gracias a los responsables de la clínica VariCenter por la información brindada.

Várices de Grado I

Para esta clasificación, las várices se manifiestan mediante venas pequeñitas que no llegan a sobrepasar el milímetro de diámetro y que toman un color sobre lo rojizo. Son fáciles de reconocer ya que se manifiestan en forma de telaraña o ramilletes, aunque en ocasiones no se ven a simple vista.

Se localizan principalmente en el rostro, el vientre y sobre todo en las extremidades inferiores. Estas últimas abundan con frecuencia debido a su lejanía del corazón lo que les imposibilita bombear la sangre con mayor calidad ya que deben hacerlo en contra de la gravedad.

Su aparición provoca que disminuya el flujo sanguíneo en esta región y en varios momentos puede provocar sensación de cansancio o calambres aislados. Afecta principalmente a la población adulta, estimándose que el 20% padece de esto. Además el sedentarismo, una mala nutrición y el sobrepeso pueden apresurar su aparición.

tipos de varices

Várices de grado II

En esta etapa las venas están más dilatadas, llegando alcanzar un diámetro de cuatro milímetros y para este grado toman un color más fuerte.

Si se manifiesta en personas de edad avanzada, las consecuencias suelen ser peores ya que rascarse con frecuencia puede provocar varicorragia, así como mantener los pies en una misma posición por un tiempo puede ocasionar una severa inflamación de las paredes venosas lo que comúnmente se conoce como flebitis.

Várices de grado III

En este momento la situación se vuelve más complicada ya el mecanismo que tiene las venas para frenar el retroceso de la sangre, o lo que es lo mismo el sistema de válvulas venosas pierden la facultad de detener el flujo sanguíneo. Para poder enfrentar esto las venas aumentan su diámetro manifestándose por un cambio total de la zona afectada y un fuerte dolor.

El cambio de color se debe a la presencia de hemosiderina al mismo que ocurre una inflamación, pérdida de elasticidad y surgimiento de úlceras. Los pacientes que llegan a este punto son aquellos que no se han atendido previamente y que no cuentan con tratamiento alguno.

Várices de Grado IV

Esta es la última etapa y la que más complicaciones tiene pues además de manifestar los síntomas de la fase III provocan también úlceras o hemorragias que hacen que aparezcan zonas eczematosas, graves infecciones e incluso hasta embolismo pulmonar.

Otras de las complicaciones que pueden acarrear son las alteraciones tróficas cutáneas, las que aparecen debido a la insuficiencia del riego sanguíneo. Cuando ocurre esto no se logra suministrar todos los nutrientes necesarios provocando una sensación escamada de la piel, desecación superficial y fuerte ardor. También se manifiesta en edemas, las varicorragias o la tromboflebitis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *